Miami celebra 50 años del combate de Cassius Clay que "sacudió al mundo"

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

- Univision Radio

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

- Univision Radio

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

Cassius Clay (Muhammed Ali) vs Sonny Liston

- Univision Radio

Por Emilio J. López

MIAMI, Florida - El mundo del boxeo celebra hoy en Miami Beach el 50 aniversario del combate entre Cassius Clay y Sonny Liston, una pelea que marcó un hito en la historia de este deporte y encumbró al boxeador al conquistar el título mundial de los superpesados.

La conmemoración tiene lugar en el museo de la institución cultural HistoryMiami, con un programa en homenaje a esta extraordinaria figura que incluye charlas de expertos y la exhibición de objetos originales de esa velada, desde el cartel de la pelea hasta el botiquín de los médicos que auxiliaron a Clay durante el combate.

Un hecho íntimamente ligado a esa victoria, que supuso además el comienzo de la "edad de oro" del boxeo en Miami Beach, fue el anuncio hecho por Clay tras la pelea de su conversión al Islám y la adopción del nombre de Mohamed Alí, recordó a Efe Ramiro Ortiz, presidente del HistoryMiami y historiador del Salón de la Fama del Boxeo de Florida.

La victoria del aspirante Cassius Clay sobre Liston el 25 de febrero de 1964 en el Miami Beach Convention Center fue "la más importante de su carrera" y convirtió al púgil negro, limitado por el Parkinson desde 1984, en una "superestrella y en un héroe mundial", algo "poco común en un atleta profesional durante los años 60", precisó Ortiz.

Perdura en la memoria de todos los aficionados a este deporte la imagen del ágil juego de piernas del mítico boxeador, que volvía loco a sus rivales, su técnica insuperable y sus golpes demoledores en el cuadrilátero. "Mucho baile. Eso le hizo único", relató Ortiz.

Paradójicamente, esa característica de su boxeo era vista por los expertos tradicionales, desde el comienzo de su carrera, más como un hándicap que como una ventaja.

"Clay peleaba desequilibrado, inclinado hacia atrás para evitar golpes de entrada, lo cual era un movimiento poco conservador en el boxeo del momento. A menudo tenía la guardia baja mientras daba vueltas alrededor de sus oponentes", prosiguió el historiador del boxeo.

Pero "sus manos eran rápidas como un rayo de luz, mucho más que las de sus rivales de peso pesado; y tenía un radar interno" para predecir la dirección de los golpes de sus rivales, aseguró con admiración.

Además, antes de aquella histórica pelea, Clay era visto más bien como un tipo "insolente y bocazas", un púgil que encandilaba a todos con sus comentarios divertidos, accesible, pero a quien nadie tomaba en serio.

Todo eso cambió radicalmente tras su victoria en la pelea de Miami Beach, que le convirtió en una persona "mucho más seria", abandonó su pose a menudo jactanciosa, y se reveló como alguien comprometido con causas como la justicia social y la lucha contra los prejuicios raciales.

Al igual que su comportamiento cambió de forma sustancial tras el combate con Liston, su estilo de boxeo experimentó una serie de transformaciones a lo largo de su carrera, "antes de la gran pelea" que ganó por KO técnico en el séptimo asalto.

Ahora, los admiradores de Mohamed Alí, "el intocable", en palabras de Ortiz, pueden disfrutar de la experiencia única de contemplar en este museo numerosos objetos originales que formaron parte de aquella velada que convirtió a Miami Beach en la meca del boxeo durante años, la ciudad que escogieron para entrenar, entre más de una docena de campeones, George Foreman y Sugar Ray Leonard.

Quien puso Miami Beach en el mapa del mundo del boxeo, apuntó Ortiz, fue el promotor Chris Dundee, quien, todos los meses, organizaba en el auditorio de la ciudad las peleas que contaban con más audiencia y seguidores por televisión.

El ambiente de aquellas veladas de boxeo era increíble, el lugar se convertía en un lugar para "ver y ser visto" al que concurrían escritores, políticos y artistas. "Era el lugar para estar", dijo nostálgico Ortiz.

Toda la magia de aquel combate quedará plasmado no sólo en la exposición de objetos para el recuerdo, sino en las charlas que impartirán, además de Ortiz, el exmédico de Alí, Ferdie Pacheco; el historiador del boxeo Don Cogswell; Jimmy Dundee Bonner, hijo del legendario entrenador Angelo Dundee, y Howard Kleinbler, exeditor de The Miami News.

Los amantes del boxeo revivirán, sin duda, en esta exposición, que permanecerá abierta hasta el próximo 30 de marzo, los tiempos en que Alí era el más grande, una figura extraordinaria que cautivó la audiencia de todo el mundo.