Henrique Capriles Radonski es el Candidato de la Venezuela democrática

Henrique Capriles

Henrique Capriles

- Getty Images

CARACAS, Venezuela - El mundo entero vio la demostración de madera democrática que dio ayer domingo una importante cantidad de venezolanos… Mientras Chávez se dedicó a descalificar este proceso de elecciones primarias donde la Venezuela democrática ha escogido libremente al candidato unitario que enfrentará y derrotará el 7 de octubre de este mismo año a ese militar golpista, despótico, traidor que se ha cansando de decir que el no abandonará el Poder nunca, que se quedará –como su mentor Fidel Castro- hasta que la muerte lo separe por viejo… Pero tres millones de votantes le hicieron tragar su arrogancia, su grotesco irrespeto, su ilusa seguridad creyendo que había matado nuestra esencia libertaria.

Algunos medios titularon que un tsunami llamado Capriles ganó las primarias con más de un 60% de los votos y enfrentará a Chávez el 7 de octubre. Pero además, ese 60% lo logra sobre los votos de más de 3 millones de personas que son sin dudas un número extraordinario en una elección de este tipo.

La gente se volcó sobre los centros de votación. Desde temprano estaban allí, no sólo en Caracas, no, la presencia de votantes se dio en toda Venezuela. Gente votando en Caracas, en Barquisimeto, en los intrincados pueblos de Guayana, de la selva amazónica, de los pueblitos andinos… Gente desmintiendo lo que el déspota pretendió decretar…

Henrique Capriles Radonski es el Candidato de la Unidad, de la Venezuela democrática, y como bien lo dijo anoche en su primer discurso como candidato de la oposición a este déspota empoderado, el bien venció al mal… Y además, cuando dice que allí está para que juntos construyamos un futuro distinto yo lo creo. Y cuando dice que si hay algo que le quita el sueño, es poder lograr acabar con la desunión que Chávez y sus amos los Castro han implantado, también lo creo. Que viene para unir a Venezuela, porque esa debe ser la gran prioridad, lo creo…

Con todos los precandidatos que se midieron con él en estas elecciones primarias, ya convertido en el Candidato de la Unidad Democrática por elección popular, dejó claro que su partido político se llama Venezuela, y que esa Venezuela también es su gran amor.

Por nombrar un diario internacional, citaré aquí lo que dice hoy el ABC de España: “Nace un nuevo liderazgo político en Venezuela tras vencer 62 por ciento de los votos las primarias de la Mesa de Unidad Democrática.”

Y ese hombre joven, con una importante trayectoria política y de servicio público dijo también que no quiere ser “Líder del mundo”, que lo que quiere es ser líder de Venezuela.  Allí, al comando de campaña de Henrique Capriles Radonski, el llamado Comando Tricolor fueron todos los otros precandidatos y él, gallardo, generoso, amplio, democrático los fue nombrando a cada uno, como si de trozos de tierra venezolana fueran ellos, habló de la “Tierra de Leopoldo López, la tierra de María Corina Machado, de la tierra de Diego Arria, de la tierra de Pablo Pérez, de la tierra de Pablo Medina” nuestra tierra, la tierra de todos los venezolanos.

Henrique Capriles Radonski, de 39 años, gobernador de Miranda, se convirtió anoche en el gran ganador de las primarias de la oposición venezolana con el 62 por ciento de la votación, o sea 1.806.860 votos, según cifras oficiales, lo que lo muestra nacional e internacionalmente como  el nuevo líder de la unidad que enfrentará a Hugo Chávez en las elecciones presidenciales que se realizarán el 7 de octubre.

El segundo lugar fue para el gobernador del Zulia, Pablo Pérez, con el 29 por ciento, 867.601 votos, quien reconoció de inmediato el triunfo de quien fue su rival en estas primarias. Fue el primero en reconocer el triunfo cuando dijo: “Cuenta conmigo Henrique que serás el próximo presidente de Venezuela”, después en tercer lugar quedó la diputada María Corina Machado con 103.500 votos, en esta elección que ha mostrado al mundo que la conciencia democrática no la ha podido matar un déspota hermanado a las peores tiranías y a las más abyectas organizaciones narcoterroristas.

Basta pues de hablar de cuarta, quinta y sexta república. Aquí lo que se asoma es una Venezuela liberada del yugo castro comunista, una Venezuela de progreso, una Venezuela de paz y libertad