Publicidad

Tanta tolerancia (de la Casa Blanca) no es aconsejable

Obama

"Todavía creo que podemos lograrlo con un enfoque balanceado de recortes de gastos y más reformas impositivas", señaló Obama .

- Getty Images

Por Dr. Darsi Ferret

MIAMI, Florida - La debilidad que muestra la administración del presidente Barack Obama en el escenario internacional está tomando un camino peligroso.

No tuvo un papel activo, y fue rebasado en protagonismo por Francia y Reino Unido, en las revoluciones del Medio Oriente y Norte de África (Túnez-Egipto-Libia-Yemen), durante la Primavera Árabe. Esa inacción ha contribuido en el retroceso del resultado de esa ola libertaria y el resurgimiento y fagocitosis del islamismo en la región.

A esos pueblos había que haberlos ayudado con más determinación cuando se alzaron contra sus dictadores, para evitar que los fundamentalistas sacaran provecho. En el caso de la masacre por más de dos años en Siria, tampoco USA ha reaccionado acorde a los graves acontecimientos.

El criminal de lesa humanidad, Bashar al Assad, ha provocado la muerte de más de 60 mil personas y hace poco cometió el desafío de utilizar gas paralizante en uno de las ataques a Homs, ciudad controlada por el bando opositor. Esto sucedió después que EEUU lo amenazó con considerar como línea roja el uso de armas químicas contra la población.

¿Cuál ha sido la respuesta americana?

La inacción. En medio de esas circunstancias, con un Obama que apela cada vez más a la política de la "concha", bajo la justificación del método del apaciguamiento y la contención por la vía diplomática de los belicosos regímenes y grupos confesamente anti occidentales, toman mayor protagonismo dentro de la geopolítica global naciones inquietantes o francamente hostiles como Irán, Rusia y China, así como belicosos terroristas entre los que se destacan Hezbolá y los jihadistas de Al Qaeda en el Magreb Islámico, que por estos días mantienen secuestrados decenas de rehenes occidentales en una planta de gas en Argelia y otros amenazan con ocupar la nación africana de Mali.

En nuestra región los chavistas sin Chávez hacen trizas el Estado de Derecho y la constitucionalidad en Venezuela y tampoco reciben ni un regaño.

El león puede ser afable, pero sino deja claro que está a cargo la pradera puede convertirse en un infierno.

Publicidad

Publicidad