Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Huerta-Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Danell Leyva
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Manuel Huerta
  • Próximo álbum

De Miami a Londres en busca de la gloria olímpica

Dos jóvenes nacidos en Cuba y criados en Miami irán a Londres en busca de una medalla en representación de Estados Unidos y de la comunidad latina.
El joven Danell Leyva y su familia solo tenían esperanza y determinación cuando llegaron a Estados Unidos procedentes de Cuba hace casi 20 años.
Pero en las eliminatorias de San José, California, Leyva convirtió en realidad su sueño de ser un atleta olímpico estadounidense.
Habían pasado casi 20 años después de huir de Cuba con su madre y su hermana, cuando Leyva certificó su plaza en el equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos.
Al bajar del podio después de su última prueba, su padrastro y entrenador, Yin Álvarez hizo reverencias ante él en varias ocasiones, y Leyva respondió levantándolo con un fuerte abrazo. La madre de Leyva -María González- se les unió, y la familia se abrazó.
Leyva superó por poco, casi un punto, a su compañero de equipo, John Orozco. Debido a que ambos terminaron entre los tres primeros lugares en al menos tres pruebas, automáticamente clasificaron para el equipo olímpico. Los restantes tres miembros fueron seleccionados por un comité.
La madre de Leyva y su padrastro fueron gimnastas en Cuba, pero su madre nunca se imaginó que su hijo seguiría sus pasos.
No era un bebé precisamente atlético —más bien francamente regordete— y Yin Álvarez tuvo que convencerla de que permitiera al niño intentar la gimnasia después de que quedó cautivado al mirar un video del pequeño cuando comenzaba a caminar.
"Esto es algo grande", dijo Álvarez. "Es algo grande, porque yo quise ir a unos Juegos Olímpicos y él me representa. Y a todos los inmigrantes cubanos que han venido a este país por una vida mejor y a superarse".
Danell Leyva se ha convertido en uno de los mejores gimnastas del mundo, combinando habilidades complicadas con impresionante elegancia y estilo.
Su rivalidad con John Orozco ha hecho mucho bien a ambos, y serán un potente 1-2 en Londres, donde los estadounidenses creen que tienen lo necesario para aspirar a la medalla de oro por primera vez desde 1984.
El cubano Manuel Huerta formará parte del equipo estadounidense de triatlón que competirá en Londres-2012. Huerta, de 28 años, clasificó para formar parte del equipo el pasado 12 de mayo, en San Diego. Esta será su primera participación en unos Juegos Olímpicos.
Nacido en La Habana, llegó a Estados Unidos en 1997, cuando tenía 13 años, pero su participación en Londres-2012 es un "mensaje al Gobierno de Castro", según dijo. "Soy uno de los cubanos a los que Fidel Castro llama la 'mafia de Miami' (...) Pero yo no soy una mala persona. Obviamente, no estoy invadiendo a nadie en Cuba (...) voy a los Juegos Olímpicos", añadió.
Huerta dijo que desde los seis años de edad deseaba ser un atleta olímpico. Pero consideró que probablemente no habría podido hacer realidad su sueño en la Isla, debido a la historia política de su familia. Una de sus abuelas abandonó Cuba en el éxodo del Mariel, en 1980.
"Incluso si me hubiese convertido un atleta del calibre que soy, Castro nunca me habría dejado salir de la Isla a representar a Cuba", opinó. "Por mi familia. Estábamos marcados".
En noviembre de 1997, tras meses de trámites, Huerta dejó La Habana y junto a su madre y su hermana, y viajó a Miami para reunirse con su abuela. Creció "viviendo y entrenando en las calles de la Pequeña Habana", relató.
"El idioma era el mismo, la comida, la cultura", dijo. "Lo diferente era la libertad de hablar de lo que quisiéramos sin sentir miedo o meternos en problemas". Huerta se enamoró del triatlón a los 15 años y se unió a un club local de ese deporte, donde se desarrolló.
"Estaba decidido a ser siempre el más rápido", dijo Frank Sánchez, de 39 años, quien conoció a Huerta en esa época. "Pero no tenía el dinero, así que le tomamos bajo nuestra protección y le ayudamos donando piezas de bicicleta, con acuerdos de patrocinio y todo eso. Vimos que era bueno".
En 2003, Huerta fue invitado a entrenar en el Centro de Entrenamiento Olímpico de Estados Unidos en Colorado Springs. A los 20 años de edad se convirtió en ciudadano estadounidense y en 2011 ganó la medalla de plata en los Juegos Panamericanos. "Es un competidor increíble", dijo Roberto Solano, el entrenador que le prepara para Londres. "Pero no ha sido un viaje fácil para él".
En los últimos años, Huerta se vio frenado por lesiones y tuvo problemas para encontrar dinero para realizar su calendario de carreras. En 2009, su padre murió de cáncer de colon. Su madre tiene cáncer de piel. Solano dijo que Huerta ha estado a punto de renunciar varias veces.
"Pero él realmente quiere esto (estar en los Juegos Olímpicos)", dijo el entrenador. "En San Diego, Manny compitió perfectamente y realmente hizo la carrera de su vida". "Vine a Estados Unidos y me abrió la puerta y me dio todo el apoyo que necesitaba", dijo Huerta. "Ahora iré a Londres a representarlo".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Le atribuyen a Fidel Castro el intento de secuestro de un helicóptero en California

Hablemos Press identifica a agentes opresores en Cuba

Miami esquiva a San Antonio 105-100 en medio de controversias

Jennifer Lopez y Pitbull, ¡juntos!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda