Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Obama en Univision
  • Próximo álbum

Obama a hispanos: el mayor fallo, no haber reformado el sistema migratorio

Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".
Obama, dijo hoy que su mayor fallo es no haber reformado el sistema migratorio, y lamentó haber sido un "ingenuo" al creer que contaría con colaboración republicana, por lo que pidió a los votantes que expresen en las urnas su interés por esa reforma. "Estoy absolutamente seguro de que si la comunidad latina, y la estadounidense a la que le importa este asunto, sale a votar, puede enviar un mensaje de que esto no es una pelota política y que la vida de personas está en juego", defendió Obama respecto a su promesa pendiente de reformar el sistema migratorio. Durante una entrevista en la Universidad de Miami organizada por Univision , Jorge Ramos le dijo directamente: "Usted lo prometió y una promesa es una promesa, y, con todo el respeto, usted no ha mantenido esa promesa". Obama repasó que cuando llegó al poder empleó mucho tiempo tratando de arreglar una economía "al borde del colapso", pero que aún así, nada más asumir el poder, sentó al poder legislativo para pedirle que impulsara esa reforma. Añadió que, mientras él nunca ha "titubeado" en esta promesa, Mitt Romney, su rival en las urnas, "ha dicho que vetará el Dream Act, cree que la ley de Arizona es un modelo para el país y apuesta por la autodeportación". Obama recordó que tras su victoria en 2008, "cuando me dijeron que el 47 % no me había votado, les dije esa misma noche que trabajaría tan duro por ellos como por los que me habían votado". El mandatario apuntó que Romney "quizás no ha viajado mucho por el país" y no ha visto que los estadounidenses "son los que más duro trabajan" y no son gente que "no quiera pagar impuestos, o que quiera ser vaga". La lección más importante que dice haber aprendido en estos años de presidencia es que "Washington no se puede cambiar desde dentro, sino que se tiene que hacer desde fuera", por lo que, si gana, quiere mantener una "mayor comunicación" con la ciudadanía, para que sea ella la que "presione desde fuera para cambiar las cosas".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Romney a hispanos: Apuesta por crear más riqueza en lugar de redistribuirla

Ganan los Heat el partido 27mo. al hilo liderados por LeBron James

Miami esquiva a San Antonio 105-100 en medio de controversias

Marihuana: uso, consumo y legalización

Disfruta más imágenes
a tu izquierda