Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • Congreso
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • Bengasi
  • Michael Moerll
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • David Petraus
  • Próximo álbum

El desplome del director de la CIA, David Petraeus, comenzó en Tampa, Florida

Hay dos mujeres, además de la esposa, en el escándalo que posiblemente termine la brillante carrera del general David Petraeus, Paula Broadwell y Jill Kelley.
La investigación del FBI al director de la CIA, General David Petraeus, comenzó por correos electrónicos enviados por su amante Paula Broadwell a una tercera mujer, Jill Kelley en Tampa.
Paula Broadwell, de 40 años, teniente coronel de la reserva, escritora, deportista, investigadora asociada a Harvard Center for Public Leadership y candidata al doctorado en el Departamento de Estudios sobre la Guerra en King´s College, Londres, se graduó en 1995 de West Point Academy con títulos en Geografía Política e Ingeniería de Sistemas. Además tiene un Master´s Degree con honores de la Universidad de Denver Josef Korbel School of International Studies y un MPA de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard. Broadwell. Ha escrito para New York Times, International Herald Tribune, Christian Science Monitor y Boston Tribune y también ha escrito capítulos en libros y ha tenido comparecencias en programas de televisión sobre contra insurgencia, liderazgo, mujeres en defensa. Su esposo, Scott R. Broadwell, es un prominente doctor en Charlotte, Carolina del Sur, y la pareja tiene dos hijos. Su romance con el general fue confirmado por este al hacer pública su renuncia.
Jill Kelley, de 37 años, es una conocida persona de la sociedad en Tampa. Tiene un trabajo no remunerado como planificadora social de la Fuerza Aérez MacDill, dónde radica el Comando Central del General Petraus. Muy activa en organizaciones que apoyan causas militares, mantuvo una correspondencia con Petraus que causó que Broadwell le enviara los correos indignados. Tiene tres hijos pequeños con su esposo, el Dr. Scott Kelley, quién dirige el Departamento de Oncología y Cirugía del Esófago en H.Lee Moffit Institute en Tampa, Florida y ha hecho contribuciones valiosas a la medicina. Jill Kelley proviene de una familia libanesa que emigró a Filadelfia en los años 70. Un comunicado de la familia Kelley pide respeto para su privacidad, sin comentar si Jill tuvo una relación sentimental con el general. En la foto, de izquierda a derecha, Natalie Khawam, David H. Petraeus, Scott y Jill Kelley, y Holly Petraeus en el desfile tradicional de Gasparilla en Tampa.  
Holly Petraus, Dos meses después de graduarse de West Point, Petraus se casó con Holly Knowlton, la hija del General William A. Knowlton, quién era superintendente de West Point. Holly domina varios idiomas, obtuvo el National Merit Scholar en la escuela secundaria y se graduó summa cum laude de Dickinson College. Los Petraus tienen dos hijos, Anne y Stephen, que lideró un pelotón de infantería en Afganistán como un teniente del Ejército.
Oficiales no identificados dicen que Broadwell envió mensajes por correo electrónico a Kelly, diciéndole que se mantuviera alejada del General, quien hoy tiene 60 años.
Jill Kelley tomó las cartas como amenaza, y avisó al FBI, quién al investigar lo sucedido, descubrió la relación de la biógrafa Broadwell con Petraus.
El FBI contactó a funcionarios de inteligencia y el Director de Inteligencia Nacional, James Clapper, aquí en la foto, pidió la renuncia a Petraus.
Petraeus renunció entre las dudas de los legisladores sobre el ataque ocurrido el 11 de septiembre.
El ataque de septiembre fue contra el consulado de los EE.UU. y la base de la CIA en Benghazi, Libia, en el que murieron cuatro estadounidenses, entre ellos embajador de EE.UU. Chris Stevens.
Según un amigo personal de la familia Petraeus, la relación entre este y su biógrafa Paula Broadwell comenzó después que el general se retirara de la carrera militar y dos meses después que comenzó a funcionar como director de la CIA, terminando alrededor de junio de este año 2012.
Los miembros del Congreso quieren saber más detalles sobre la investigación del FBI que reveló una relación extramarital entre ex-director de la CIA, General David Petraeus y su biógrafa Paula Broadwell y quieren saber si la seguridad nacional se vio comprometida y por qué esta información no fue dada con anterioridad.
"No recibimos ninguna comunicación previa. Esto fue como un rayo", dijo la senadora demócrata Dianne Feinstein, quien preside el Comité de Inteligencia del Senado. Feinstein, con el general Petrausen la foto, dijo tener "el corazón roto" y que no entendía por qué el FBI no informó tan pronto como nombre de Petraeus surgido en la investigación. "Somos muy capaces de mantener las cosas en un entorno clasificado", dijo. "Por lo menos si usted sabe, usted puede comenzar a pensar y planear. Y, por supuesto, no hemos tenido esa oportunidad."
Los legisladores dicen que se le pedirá a Petraeus que comparezca ante el congreso para que testifique sobre lo que sabía acerca de la respuesta de EE.UU. a ese incidente.
El representante Peter King, en la foto, presidente republicano de la Cámara Comité de Seguridad Nacional, dijo que las circunstancias de la investigación del FBI huelen a un encubrimiento de la Casa Blanca. "Parece que la investigación se llevó a cabo desde hace varios meses y, sin embargo, ahora parece que dicen que el FBI no se dio cuenta, hasta el día de las elecciones, que el general Petraeus estuvo involucrado. Simplemente no tiene sentido ", dijo King.
La liason de Petraeus con Broadwell será el tema de las sesiones congresionales el miércoles 14 de noviembre, con la participación del Congreso líderes de los comités de inteligencia del FBI, Sean Joyce subdirector y director adjunto de la CIA Michael Morell, a la izquierda en la foto, con Eric Holder en el centro y David Kris a la derecha.
Petraeus había sido programado para comparecer ante la comisión el pasado jueves 8 de noviembre a declarar sobre lo que la CIA sabía y lo que había informado a la Casa Blanca antes, durante y después del ataque en Bengasi.
Los republicanos y algunos demócratas han cuestionado la respuesta de los EE.UU. y la protección de los diplomáticos destinados en el extranjero.
Se espera que Morell testifique en lugar de Petraeus, pero Feinstein y otros legisladores no descartan la posibilidad de que el Congreso obligará a Petraeus para testificar acerca de Benghazi en una fecha posterior, a pesar de que ha renunciado a su puesto de trabajo. En la foto, de izquierda a derecha, George J. Tenet, Elizabeth Jones, Michael Morell, Robert S. Mueller, John Brennan y al frente, el príncipe Salman bin Abdulaziz con Leon Panetta.
"No veo cómo en el mundo puede averiguar lo que sucedió en Benghazi antes, durante y después del ataque si el general Petraeus no testifica," dijo el senador Lindsey Graham, en la foto.
Clapper fue informado por el Departamento de Justicia sobre la investigación a Petraeus, en la foto de archivo con su esposa Holly, alrededor de las 5 pm del 6 de noviembre, día de las elecciones.
Clapper de inmediato llamó a Petraeus y le instó a dimitir, según un alto funcionario de inteligencia de EEUU que habló a condición de guardar el anonimato porque no estaba autorizado para hablar sobre la investigación pública.
Los funcionarios del FBI dicen que las comisiones no fueron informadas hasta el viernes 9 de noviembre, dijo un funcionario, porque el asunto se inició como una investigación criminal sobre acoso a través de correos electrónicos enviados por Broadwell a otra mujer.
La economista y analista política, graduada de Georgetown University, University of Maryland College Park y la Universidad Mayor de San Andrés, Marycruz Magowan , con más de 30 años de experiencia, dijo a Oscar Haza que veía muchas lagunas inexplicables en el caso del General Petraus. “Se descubrió precisamente al día siguiente de saberse el resultado de las elecciones y días antes que el general testificase ante el congreso sobre Bengazi, y ahora, junto con el escándalo, indican que Petraus no declarará esta semana”, expuso Magowan en Radio Mambí 710 AM. “La cosa se pone peor, hay algo que no concuerda, en la forma en que la historia salió, lo que dice el gobierno y las fechas no concuerdan. El Director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dice que él pidió la renuncia a Petraus, pero Petraus dijo a un amigo que él había renunciado. El caso es Bengasi y el escándalo se está usando para distraer”, expresó Magowan a Haza.
Según el reglamento militar, el adulterio puede ser un crimen.
En la CIA, el adulterio puede ser un asunto de seguridad nacional, ya que un oficial de inteligencia puede estar expuesto al chantaje, pero no es considerado un crimen.
David Petraus con su esposa Holly, al juramentar su posición como director de la CIA.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

¿Tuvo celos el autor de Drácula de su obra?

Aplasta el Heat a los Nets, 103-73

El Heat venció a los Bucks 113-106 en tiempo extra

Marihuana: uso, consumo y legalización

Disfruta más imágenes
a tu izquierda