Escándalos podrían afectar la reelección de Obama

Por Nelson Horta

MIAMI, Florida - Al presidente Barack Obama no le está saliendo muy bien el inicio de su campaña para reelección porque varios escándalos empañan su administración, lo que sin duda sera acompañado por alegaciones de que ha fallado en logros que se esperaban de él.

-Escándalos como el envío de armas al cartel mexicano conocido como el caso “Fast and Furious”, donde la agencia ATF envió armas de fuego al cartel con consentimiento del secretario de Justicia, Erik Holder, y el Departamento de Justicia.

-El escándalo de Solyndra, que después de ser subsidiada con dinero público, se fue a la quiebra en menos de un año, y

-La vergonzosa "operación prostitución del Servicio Secreto en Cartagena, Colombia", afecta directamente al mandatario estadounidense.

-El caso del director de Inteligencia para Inmigración y Aduana (ICE) James Woosley, quien organizó un plan para estafar a los contribuyentes y se declaró culpable de haber desfalcado unos $500,000 al gobierno federal.

Según la copia del encausamiento presentado en el tribunal federal, “durante los últimos tres años James Woosley y al menos cinco empleados de ICE timaron a la Agencia inventando gastos para viajes que nunca realizaron, así como gastos de hoteles, carros alquilados y cenas en finos restaurantes que nunca existieron.

Se pudo conocer que el hijo de Woosley, del mismo nombre, y la esposa de éste, Lateisha Rollerson, ambos empleados de ICE, eran los que corrían con la operación desde una casa en el estado de Virginia.
Otros de los empleados de ICE envuelto en el escándalo que empaña la administración de Obama es Ahmed Abdallat, supervisor de inteligencia de dicha agencia en El Paso, Texas. Abdallat, un  ex coronel de la fuerza aérea de Jordania, se unió a ICE en 1995 y trabajó en todo el Oriente Medio, incluyendo tres años en Arabia Saudita.

Según los documentos llegados a NHR.com, el sueldo de Abdallat aparentemente no era lo suficiente para hacerle rico, ya que en el 2010 este sujeto realizó tres  transferencias a cuentas en el Medio Oriente, sobrepasando los $700,000, y mantuvo cuentas personales en Jordania, que según los agentes federales suman un total de $1.2 millones de dólares.

A los escándalos que estarán haciéndole daño a la campaña de Obama, hay que sumarle las críticas del New York Times, Wall Street Journal y cadenas de television dedicadas a las noticias, al comercial donde el presidente alardea de haber dado muerte a Osama Bin Laden.