Acceder a abrazar a Obama casi le cuesta la quiebra

Scott Van Duzer dio un caro abrazo

El Servicio Secreto contactó a Scott Van Duzer y lo convencieron para mostrara a Obama cuánto bien sentía por él, dándole un abrazo. Van Duzer, republicano, se extremó.

- Getty Images

Por Nelson Horta

MIAMI, Florida - El abrazo que el dueño de un establecimiento de ventas de pizzas le diera al presidente Barack Obama le ha costado muy caro, según él mismo ha declarado.

Ocurrió en Fort Pierce, en la Florida, durante una visita fugaz del presidente Obama a la pizzería Big Apple Pizza & Pasta Restaurant, el pasado domingo al mediodía. El Servicio Secreto organizó el paso de Obama por el establecimiento, contactó a Scott Van Duzer, propietario de la pizzeria y lo convencieron para que recibiera a Obama y le mostrara cuánto bien sentía por él, dándole un abrazo. Van Duzer, que es republicano, se extremó, pues hasta cargó al presidente ante la risa de los presentes.

La fotografía y el video sobre aquel emocionante encuentro preparado para publicidad ha dado la vuelta a la  nación en las primeras planas de los medios de comunicación y redes sociales.  

Lo que no ha sido dado a conocer al público es que “el tiro le salió por la culata” a Van Duzer, ya que de acuerdo con declaraciones que hizo al portal Político, “las personas están boicoteando el negocio después del famoso abrazo presidencial”.

Según Político, Van Duzer confesó que “las personas están diciendo un montón de cosas malas y boicoteando mi restaurante” y añadió: “Ya no hay ninguna línea media, hay que estar definido, y eso es exactamente lo que está mal con nuestro país ahora mismo”. 

En su página de Internet han aparecido mensajes en contra, como por ejemplo el siguiente: “Dejemos la política a un lado. Odio este lugar que va a recibir cualquier tipo de publicidad, la pizza es terrible y grasosa. No hay nada como NY”, le escribió K. Smith, de Knoxville, Tennessee.

Algunos salieron  en su defensa; Rob S., de San Francisco señaló: “la pizza y la política no se deben mezclar, pizza es pizza y uno la debe juzgar cómo buena por la corteza y no por su posición política”.