Publicidad

Vigilan de cerca la contienda David Rivera-Joe García

David Rivera

Los observadores están atentos preguntándose si las acusaciones que pesan sobre Rivera será lo que haga que al fin García se salga con la suya

- Getty Images

Por Nelson Horta

MIAMI, Florida - La campaña para el congreso de Estados Unidos entre el incumbente David Rivera y el retador Joe García, muestra una ligera ventaja de Rivera, según señalan encuestas a las que tuvimos acceso y que saldrán a la luz pública en los próximos dias.

Aparentemente no importa que David Rivera esté bajo investigación y que se ha estado sospechando que ayudó a financiar la campaña de un candidato demócrata que se postuló contra Joe García en la primaria de ese partido.

La mayoría de los analistas nacionales ven a Rivera todavía con  ligera ventaja sobre el retador García por  el cambiado Distrito 26. Esos mismos analistas dicen que han notado que en las últimas semanas la  contienda puede ser un poco más apretada de lo anteriormente previsto, más aun con toda la propaganda acusatoria en contra de Rivera.

De acuerdo con García, una encuesta interna del partido Demócrata lo da a él alguna ventaja sobre Rivera, sin embargo, recordamos que en septiembre del año 2010, en una contienda por el mismo asiento, otra encuesta daba a García con un 43 por ciento de los votos mientras que Rivera obtenía el 44. Esa encuesta tomaba en cuenta a un tercer candidato, Craig Porter, con un 2 por ciento a su favor, y el candidato del Tea Party, Roly Arrojo, con el 6 por ciento de probabilidad. Finalmente Rivera obtuvo la victoria.

Ahora existen otros ingredientes para la contienda por la victoria el próximo noviembre, pero los candidatos son los mismos. La pregunta que todos se hacen es si el congresista David Rivera podrá saltar los obstáculos que han salido en su paso.

Por otra parte, la pregunta es cuánto pesará en el electorado la política de Joe García a favor de viajes a Cuba y terminar con el embargo de Estados Unidos a la isla, ademas de su relación con Barack Obama y Nancy Pelosi.

Publicidad

Publicidad