Publicidad

Fidel Castro reclutó a exnazis en la crisis de 1962, según espionaje alemán

Soldados nazis fueron contratados por Fidel Castro

Fidel Castro reclutó en 1962 a exsoldados nazis que sirvieron en las SS, según actas ahora desclasificadas del espionaje alemán y difundidas por "Die Welt".

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Drones

FOTOS:  ¿Nueva provocación de Cuba a EEUU?

Ver fotos
Misiles Rusia Cuba

FOTOS:  ¿Regresa la Guerra Fría?

Ver fotos
Jacqueline Kennedy

FOTOS:  Jaqueline Kennedy en la Crisis de los Misiles

Ver fotos
La crisis de octubre de 1962

FOTOS:  La crisis de octubre de 1962

Ver fotos

BERLÍN, Alemania - Fidel Castro reclutó en 1962 a exsoldados nazis que sirvieron en las SS, según actas ahora desclasificadas del espionaje alemán y difundidas por el diario "Die Welt", coincidiendo con el 50 aniversario de la crisisde los misiles con EEUU.

De acuerdo con ese medio, los servicios de inteligencia de la Alemania occidental Bundesnachrichtendienst (BND) registraron el 26 de octubre de 1962, punto crítico de la crisis, que Castro estaba reclutando a exnazis para instruir a su ejército.

No solo buscó a antiguos miembros de las llamadas Waffen-SS, sino también a oficiales del cuerpo de paracaidistas y zapadores, así como técnicos que habían servido en el ejército nazi.

A los potenciales interesados se les ofrecía un sueldo equivalente a 1.000 marcos alemanes de entonces, en moneda cubana, más otros 1.000 marcos en cualquier divisa europea, a transferir a una cuenta del Viejo Continente, lo cual equivalía casi a cuatro veces el salario medio de un alemán de la época.

Según esas actas, al menos cuatro antiguos oficiales de las SS respondieron a la oferta, aunque solo hay constancia de que dos de ellos llegaran realmente a Cuba.

"Al parecer, el ejército revolucionario cubano no temía el contacto con personas de pasado nazi, si era al servicio de su causa", apunta el director del grupo de trabajo que investiga la historia del BND, Bodo Hechelhammer, en ese medio alemán.

Castro no se limitó a buscar la experiencia de antiguos soldados alemanes que combatieron contra EEUU en la Segunda Guerra Mundial, sino que también pretendió adquirir armas europeas, para lo que recurrió a contactos con la ultraderecha alemana.

Según los informes del BND, Castro contrató a dos traficantes de armas de la extrema derecha alemana, Ernst Wilhelm Springer y Otto Ernst Remer, a quienes quiso comprar unas 4000 pistolas fabricadas por los belgas.

El BND constata así, también en octubre de 1962, el propósito de Cuba de adquirir armas automáticas de fabricación belga a través de Alemania occidental, al parecer porque Castro no quería quedar supeditado a los suministros de sus aliados soviéticos.

El espionaje alemán tomó constancia, asimismo, de la evolución armamentística de Cuba y de que el régimen comunista había dejado atrás a más tardar en junio de 1962 el equipamiento propiamente defensivo para prepararse para una función de ataque.

Así, el 12 de septiembre de ese año el BND informó a la Cancillería -por entonces ocupada por el conservador Konrad Adenauer- del traslado a la isla de unos 5.000 soldados soviéticos, principalmente técnicos e instructores, a bordo de unos 15 buques.

El espionaje alemán calculó entonces que, a más tardar en noviembre, Cuba iba a estar en disposición de lanzar misiles.

Las informaciones de "Die Welt" coinciden con el próximo aniversario de la llamada crisis de los misiles de octubre de 1962.

La Unión Soviética había desplegado sus misiles de medio alcance en territorio cubano y Estados Unidos, a su vez, se preparaba para una eventual invasión de la isla.

Publicidad

Publicidad