Publicidad

El huracán "Sandy" deja once muertos en Cuba y estragos en Santiago y Holguín

Sandy sobre Cuba

Once personas, entre ellas un bebé de cuatro meses, murieron en Cuba durante el paso del huracán "Sandy" por la isla.

- NASA

Huracán Sandy causó daños a Oriente en Cuba

FOTOS:  Santiago de Cuba está postrada

Ver fotos
Sandy en Bayamo

FOTOS:  Muertos en Cuba por el paso del huracán

Ver fotos
Paso del huracán Sandy por Cuba

El Arzobispo de Santiago de Cuba, Monseñor Dionisio García, resumió a Oscar Haza la gran tragedia con una frase: "Oscar, Santiago ha quedado postrada".

- Getty Images

Situación desesperante en Cuba

LA HABANA, Cuba -  Once personas, entre ellas un bebé de cuatro meses, murieron en Cuba durante el paso del huracán "Sandy" por la isla, que provocó además cuantiosos estragos y daños materiales en el este del país, especialmente en las provincias de Santiago y Holguín.

A última hora del jueves y sin menciones oficiales durante toda la jornada sobre la existencia de muertos o heridos por "Sandy", el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil informó de estos fallecimientos, nueve de los cuales se produjeron en Santiago de Cuba y dos en Guantánamo.

Las muertes fueron reportadas en primera instancia por los activistas de la zona en comunicación con el reportero de Radio Mambí, Carlos Santana.

Algunas de estas muertes se dieron por graves contusiones cráneoencefálicas o torácicas provocadas por derrumbes de viviendas o caídas de árboles y en otros casos se están investigando.

Las edades de las víctimas adultas oscilan entre los 34 y 84 años.

En el caso del bebé de cuatro meses, su muerte se produjo por "sofocación y compresión torácico severa" por el derrumbe de la vivienda donde se encontraba.

"La gente por la calle está desesperada, no tienen donde dormir ni tienen que comer", dijo el activista Eliecer Porto al reportero Carlos Santana.

Porto, que es miembro del Movimiento Cristiano de Liberación que fundara Oswaldo Payá, dijo que se vivían graves momentos en la zona oriental de la isla. 

"El problema de la electricidad no se va a resolver por unos cuantos días, se cayó una torre de Fenton, en Holguín 33,000 w y eso hará que la tarea de reparación sea muy larga y difícil", explicó Porto. "Las personas no pueden ver noticias y la situación es desesperante, son muchas las personas afectadas.

"Las ropas han volado, los colchones están mojados, los corrales están vacíos, ya que los animales se fueron o se los han robado, las tiendas están vacías.  Una persona fue herida con un machetazo porque estaba robando y Salud Pública no tiene instrumentos para curarlo, a él y a los otros heridos, en el hospital.  Esto es cómo una selva, sálvese quien pueda", recalcó Porto.

El activista José Daniel Ferrer informó a Santana sobre los saqueos. "En Santiago de Cuba una parte de la población se ha dedicado a saquear.  En Veguita de Palo desvalijaron una fundición que estaba cerrada.  Han entrado a tiendas que venden en CUC y a las que venden en moneda nacional.  Además, toda la región carece de agua y de electricidad y las amas de casa están desesperadas", manifestó José Daniel.

Procedente de Jamaica, el huracán "Sandy", con categoría dos de cinco en la escala Saffir-Simpson, azotó la zona este de Cuba durante cinco horas en la madrugada del jueves con intensas lluvias y vientos máximos sostenidos de 175 kilómetros por hora que alcanzaron rachas de 190 en algunos puntos.

El sistema tropical tocó tierra en la costa sureste de Cuba cerca de la ciudad de Santiago y salió al mar por la costa noreste de la isla rumbo a las Bahamas.

Su paso por la isla ha dejado imágenes de devastación, principalmente en la ciudad de Santiago de Cuba, la segunda más importante del país, con cientos de derrumbes totales o parciales, destrozos en la cristalería de edificios altos y tiendas, y daños generales en instalaciones turísticas, culturales y educativas.

Las provincias de Santiago y Holguín han sido las más afectadas tras el paso de "Sandy" por el este de la isla, donde hoy las autoridades han declarado la etapa de reconstrucción aunque todavía evalúan los daños.

El Arzobispo de Santiago de Cuba, Monseñor Dionisio García, resumió a Oscar Haza la gran tragedia con una frase: "Oscar, Santiago ha quedado postrada".

"Todas las iglesias, con la excepción de la parroquia del arzobispado, han quedado dañadas".  "Las casas, las calles, el daño es el mayor que se ha visto en esta ciudad", dijo el obispo, quien consideró que los daños eran mayores que los que ocasionó en su momento el huracán Flora que paso con categoría 4, que azotó a la zona en el pasado. "La recuperación no será trabajo de un día, sino de varios años", concluyó el Arzobispo.

El Estado Mayor General de la Defensa Civil llamó a la población a mantener la disciplina y pidió tener "confianza en sus dirigentes de que los problemas se van a solucionar", pero los acfivistas reportan que les dicen que se tienen que poner en una lista, para que sus necesidades sean atendidas.  Los nombres de los opositores al régimen no pueden estar en las listas, según explicó el activista José Daniel al reportero Santana.

En Santiago, al panorama de árboles caídos, postes derribados y escombros en las calles, se suma la obstrucción de varias carreteras que unen esa capital con otras localidades como Guamá, Segundo Frente, El Caney y Siboney.

En Holguín -tercera provincia más poblada del país- se estima que "Sandy" dejó los mayores daños desde el paso del huracán "Ike" en 2008 al afectar a viviendas, cortes eléctricos y telefónicos.

Las autoridades locales informaron sobre daños agrícolas y en plantaciones de caña con "elevados volúmenes de hectáreas bajo el agua".

Entre las localidades con situación más "crítica" están Mayarí, Banes, Antilla, Urbano Noris, Cueto y Holguín, la capital provincial.

El paso del huracán por la isla, que ha dejado intensas lluvias, vientos, inundaciones y marejadas, obligó a evacuar a más de 340.000 personas en las provincias orientales.

"Sandy", el décimo huracán de una temporada muy activa en la cuenca atlántica, ha causado al menos nueve muertos en Haití y otro en Jamaica.

Publicidad

Publicidad