Condenan a 55 años a cuidadora por secuestro y maltrato de una niña

Rilya Wilson

Geralyn Graham, de 67 años, ya fue declarada culpable el mes pasado por un jurado de la desaparición y maltrato de Rilya Wilson, una niña afroamericana de cuatro años que estaba bajo custodia estatal.

- Getty Images

MIAMI, Florida - Una cuidadora fue condenada a 55 años de prisión por secuestrar y maltratar hace trece años a una niña que estaba a cargo de los servicios sociales de Florida y cuyo cadáver nunca ha sido encontrado, un escándalo que en su día catalizó la revisión del sistema estatal de custodia infantil.

Geralyn Graham, de 67 años, ya fue declarada culpable el mes pasado por un jurado de la desaparición y maltrato de Rilya Wilson, una niña afroamericana de cuatro años que estaba bajo custodia estatal.

Tuvieron que pasar quince meses para que las autoridades detectaran su desaparición. La acusada siempre ha negado que agrediera a la niña, pero la acusación se basa en el testimonio de tres colegas que relatan maltratos reiterados y que incluso apuntan a una confesión de Graham.

La falta de testigos y la ausencia de cadáver favorecieron que el jurado no fuera capaz de ponerse de acuerdo en declararla también culpable de asesinato.

Este caso fue en su día el detonante de un escándalo por la desaparición de quinientos menores que estaban bajo custodia estatal en Florida a comienzos de la década pasada y que obligó a intervenir al entonces gobernador estatal, Jeb Bush, hermano del expresidente estadounidense.

El diario local Sun Sentinel puso en evidencia la inoperancia de las autoridades al dar con el paradero de nueve de ellos en unas pocas horas de investigación, lo que llevó a Jeb Bush a ordenar que se agilizaran las pesquisas para resolver el mayor número de casos posible.

Los desaparecidos estaban a cargo del Departamento de Familia y Niños (DCF), encargado de la custodia de menores que fueron víctimas de los abusos o la negligencia de sus padres.