Yoani Sánchez: "La tecnología no basta, pero ayudará a cambiar Cuba"

Yoani Sánchez se reúne con legisladores de EEUU

Yoani Sánchez se reúne con el Senador Nelson

Yoani Sánchez se reúne con el Senador Nelson

Varios legisladores de la Florida, incluyendo Bill Nelson e Ileana Ros-Lehtinen recibie...

Varios legisladores de la Florida, incluyendo Bill Nelson e Ileana Ros-Lehtinen recibie...

Temp. Season 2012 | 03/19/13 | 02:28  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Varios legisladores de la Florida, incluyendo Bill Nelson e Ileana Ros-Lehtinen recibieron a Yoani Sánchez en Washington.
03/19/13 | 02:28 Disponible hasta 03/19/13
Univision

WASHINGTON DC - La periodista cubana Yoani Sánchez, autora del blog Generación Y, dijo hoy que la tecnología no basta para cambiar Cuba, pero sí ayudará en el proceso hasta lograr que tenga una "sociedad libre".

"La tecnología, las redes sociales, erosionan el control que el Estado ha tenido en Cuba sobre la información", afirmó Sánchez, de 37 años, quien se reunió hoy con legisladores de Estados Unidos y habló después en el Instituto Cato, en Washington.

Diez años después de la detención de 75 periodistas independientes, el Gobierno de Raúl Castro usa "métodos represivos diferentes, desde los arrestos arbitrarios y no documentados a la paramilitarización de la represión".

Sánchez, que realiza una gira por países de Europa y América después de haber conseguido su primer pasaporte en cinco años, se reunió con la demócrata Debie Wasserman Schultz, el senador republicano Gill Nelson y los representantes republicanos Joe García, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart, de Florida.

Explicó que se opone a la continuación del embargo que Estados Unidos ha mantenido contra Cuba desde 1960, "porque no ha impedido la represión y, en cambio, ha servido al régimen de excusa para todo, desde la falta de comida en la mesa cubana a la falta de libertades en los espacios públicos".

El levantamiento del embargo, al cual se oponen otros disidentes cubanos, podría redundar en un fortalecimiento del Gobierno cubano al traer prosperidad económica, reconoció Sánchez.

"Pero lo que yo conozco y es real para mí es que el embargo no ha impedido la represión", añadió.

El bloquero Orlando Luis Pardo, que acompañó a Sánchez en el Instituto Cato, se refirió al peligro de "un falso cambio" que ocurriría si la apertura al capital extranjero en Cuba la controlan "las jerarquías del régimen, eclesiásticas, empresariales y del exilio cubano".

"A diferencia del régimen que es monolítico y presenta un solo punto de visa, la oposición es democrática, incluye diferentes opiniones sobre cómo avanzaremos hacia la democracia y qué hacer con el embargo", apuntó Sánchez.

"No estoy aquí como política o como periodista sino como ciudadana de un país donde serlo es una idea, no una realidad todavía", continuó Sánchez.

Sánchez recordó que hace justamente una década el Gobierno de Cuba detuvo, acusó y enjuició a 75 disidentes y periodistas independientes, y afirmó que aquella acción "empezó a tener un costo político internacional para el Gobierno".

"Si ahora el gobierno volviera a apresar a un grupo de disidentes la respuesta de la comunidad internacional sería inmediata", agregó Sánchez, quien opinó que éste, su primer viaje a Estados Unidos, le ha dado una exposición internacional "que quizá funcione como protección por algunas semanas, o meses o años".

"Mientras me dure es mi intención sacarle todo el provecho posible", señaló.

Sánchez abogó por la intensificación de los vínculos personales con cubanos en la isla y señaló que quienes viajen a la isla "deberían apartarse de los hoteles, de las giras bien organizadas por el Gobierno, para hablar con la gente común, para llevar un diario, una revista, información".

"Es muy grande el aporte que hace la capacitación tecnológica, el disponer de un 'hard drive', un ordenador que esté fuera del control monopólico del Gobierno".

"Si circulase más información el tiempo del modelo cubano actual estaría contado", concluyó.