¿Quién grabó a Mario Silva en Venezuela? ¿Por qué? ¿Quién entregó la cinta?

Mario Silva

Conversación entre Mario Silva y Aramís Taboada. ¿Quién grabó a quién, por qué, y quién hizo llegar la grabación al diputado de la oposición Ismael García?

- Univision Radio

Por Luis Israel Abreu

NEW JERSEY, NJ - El día 20 de mayo de 2013 sucedió un hecho en Venezuela que aún mantiene a gran parte de la población inmersa en elucubraciones.

Llegó a manos del diputado de la oposición, Ismael García, una grabación donde puede escucharse la voz del conductor del programa La Hojilla, Mario Silva,  fanático castro-chavista.

La grabación surgió de una entrevista telefónica que le hizo Silva a un alto funcionario de la Seguridad del Estado Cubano (G-2), adscrito a la Guardia Nacional de Miraflores, el teniente coronel Aramís Palacios, donde Silva informaba detalladamente al gobierno cubano sobre las divisiones e intrigas dentro de las filas del chavismo y la mejor forma de resolverlas. Es decir, en forma descarada y anti-venezolana le informa al gobierno cubano lo que está pasando y le sugiere la mejor forma de resolver los problemas para evitar la pérdida del poder.

¿Quién grabó a quién, por qué lo grabó y quién hizo llegar la grabación al diputado de la oposición Ismael García?

Sin entrar en detalles, ya que la conversación fue demasiado extensa, considero oportuno mencionar algunos hechos y personajes que salieron a relucir en la misma. Es necesario para entender el por qué de dicha grabación.

Opina en nuestros foros

Entre los personajes claves que se mencionan está el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello de quien Silva informa que es un ente completamente corrupto, conspirador, con gran influencia en el ala militar y en los servicios de inteligencia y que maneja a su antojo las instituciones CADIVI (Comisión de Administración de Divisas) y SENIAT (Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria)  para usar sus recursos monetarios en su enfrentamiento con  el presidente de turno Nicolás Maduro.

También se menciona al nuevo ministro de defensa Diego Molero, pero en forma contraria a Diosdado. Se señala que Molero se queja que no puede llegar a Nicolás Maduro porque Cilia Flores y otros funcionarios se lo impiden. Y agrega: “Quieren sacar a Molero. ¿Por qué lo quieren sacar, Palacios? Para poder tomar la Fuerza Armada y obligar a Maduro, o a conducirse como ellos quieren o a tirar un golpe de Estado”. También le dice a Palacios que  “Molero no puede salir del Ministerio de la Defensa. No puede. Si Molero sale del Ministerio de la Defensa nos jodimos, lo toma Diosdado”.

Por otra parte, Silva reconoce que a él lo han tratado de matar porque “sabe demasiada mxxxxx”.  Pero que él, con las armas que le dio Molero (12 fusiles de asalto) descubrió a dos y “pum pam”, le dio a uno según él. Es decir, reconoce Silva que mató a una persona sin haber tenido que pagar por ello.

“Otro ministro que no puede salir es Rafael Ramírez”, dijo Silva. Y para no dejar a nadie fuera de la olla podrida critica al CNE (Consejo Nacional Electoral) por no haber hecho un mejor trabajo “jaqueando” el proceso.

Silva llega al extremo de la sumisión al gobierno cubano al decir: “Mi Comandante Fidel me dijo a mí en una oportunidad, y él tiene que recordarlo, porque esa fue una de las reuniones que yo tuve con él. Me dijo que él no entendía por qué aún el Comandante Chávez no había terminado con las elecciones burguesas”.      

En fin, me es imposible continuar narrando partes de la grabación porque sería interminable y el lector se cansaría de tanta insensatez. Además, en estos días darán a conocer otra parte de la grabación que requerirá también de toda nuestra atención para ver si finalmente se puede llegar a alguna conclusión del por qué un chavista como Mario Silva abre la cloaca del propio chavismo con propósitos aún no determinados. El colmo es que dice lo mismo que ha venido diciendo la oposición y es que: “Hay ministros aquí, compadre, que no saben ni siquiera qué hacer”.

Reconoce Silva, por consiguiente, que no son ministros por su capacidad sino por ser incondicionales a sus jefes superiores.

Después de analizar cuidadosamente todo lo dicho por Silva y el por qué lo ha dicho se pudiera pensar, y de hecho yo lo pienso así, que fue el G-2 cubano quien grabó a Silva y fue el propio G-2 quien, a través de su oficial Aramís Palacios, hizo llegar indirectamente la grabación a la oposición para que ésta la hiciera pública a fin de presionar a Maduro para que “sacuda la mata”, como decía Fidel Castro, pues son ellos o Diosdado Cabello y los suyos quienes se quedarían con el poder, según parece.

Pareciera también que la dictadura cubana supone que si Diosdado Cabello logra imponerse eso podría significar el fin del subsidio venezolano a Cuba y, posiblemente, el fin del propio comunismo en la isla.

Creo que la fiscalía venezolana investigará la grabación, pero lo hará porque le conviene saber quiénes son los conspiradores y quién está de parte de quién. Lo que sí no creo es que el resultado de las investigaciones se hará público, aunque lo más probable es que las muertes extraoficiales aumentarán.

Luis Israel Abreu, expreso político cubano