Defensa de Zimmerman ataca inconsistencias de declaraciones de testigo clave

Se inició el juicio a George Zimmerman acusado de matar al adolescente Trayvon Martin

Se inició el juicio a George Zimmerman acusado de matar al adolescente Trayvon Martin - Univision

Muestran evidencia de escena en caso Zimmerman

VIDEO:  Muestran evidencia de Trayvon Martin en corte - Univision

Ver videos
No habrá demoras en el caso de George Zimmerman

VIDEO:  Juicio de Zimmerman comienza el mes que viene - Univision

Ver videos

MIAMI, Florida - La defensa del exvigilante voluntario de madre peruana George Zimerman, que disparó y mató en 2012 en Florida (EE.UU.) al adolescente negro desarmado Trayvon Martin, fue hoy muy inquisitivo con una testigo clave sobre sus diferentes versiones del enfrentamiento fatal.


En el cuarto día del juicio contra Zimmerman, de 29 años, acusado de asesinato en segundo grado, la defensa intentó invalidar por resultar inconsistentes y diferentes las versiones vertidas por Rachel Jeantel, de 19 años, sobre los últimos momentos de la vida de su amigo Martin.

El abogado Don West continuó hoy con el interrogatorio a Rachel Jeantel, quien ayer aseguró que había oído a Martin gritar en la llamada telefónica que le hizo: "get off, get off" (quítate de encima) y "¿por qué me sigues"?

La joven afroamericana, que el miércoles se mostró en momentos malhumorada y con un lenguaje gestual no muy apropiado en sus respuestas al abogado de Zimmerman, compareció hoy totalmente diferente, respondiendo en todo momento con un "sí, señor" o "no, señor" al letrado.

West sometió a un duro interrogatorio a la joven de origen haitiano e intentó mostrar al jurado, compuesto de seis mujeres, y a la jueza encargada del caso, Debra Nelson, la inexactitud y falta de peso de las declaraciones de la chica sobre los últimos momentos en la vida de su amigo Martin.

Jeantel, quien se mostró en la vista judicial de hoy firme en sus declaraciones, fue la última persona que habló al teléfono con Martin, de 17 años, momentos antes de que el enfrentamiento con Zimmerman le costara la vida.

La muerte del adolescente afroamericano se produjo cuando Martin regresaba, por la noche, a la casa de la pareja de su padre y caminaba por la urbanización de la pequeña población de Sanford (centro de Florida) con la capucha del suéter puesta, lo que despertó las sospechas de Zimmerman.

La defensa apuntó que la joven, que ha declarado durante cinco horas, relató a los padres de Martin, al abogado de estos y a la Fiscalía diferentes historias de la confrontación fatal entre el adolescente negro y Zimmerman.

La joven reiteró hoy en la tensa tanda de preguntas de la defensa lo que Martin le había dicho por teléfono: que su amigo intentaba huir de un hombre blanco que le vigilaba y se quejaba de que alguien le seguía en un coche, por lo que echó a correr hasta quedarse sin aliento, según explicó la chica.

En su segundo día de declaraciones en un tribunal del condado de Seminole, Jeantel dijo que Martin, antes de morir de un tiro a quemarropa, describió por su teléfono móvil a Zimmerman como un tipo "creepy ass craker", un termino que, según dijo la joven, en su cultura significa "pervertido", aunque puede ser también un término de connotación racial.

Por su parte, la Fiscalía instó esta semana al jurado a que acepte como prueba relevante el estado mental de Zimmerman, cuando mató de un tiro de pistola a Martin, tras una pelea.

Para ello, el Estado presentó varias grabaciones telefónicas de 2011 y 2012 que recogen llamadas no de emergencia que Zimmerman efectuó a la Policía.

La estrategia de la Fiscalía pasa por demostrar que el medio centenar de llamadas telefónicas de Zimmerman a las autoridades locales demuestran el celo excesivo del vigilante durante años en seguir a todo aquel que consideraba sospechoso.

La Fiscalía ha hecho hincapié esta semana en la importancia de las pruebas que recogen, en opinión del estado, el estado mental de "enfado" y "hostilidad" de Zimmerman el día del asesinato.

Si embargo, la defensa contraatacó con el argumento de que son pruebas irrelevantes, secundarias y circunstanciales, que no tienen conexión directa con el cargo de asesinato contra Zimmerman y que, por lo tanto es "inadmisible" aceptar como prueba el "estado mental" del exvigilante.

La Fiscalia retrató en una audiencia a Zimmerman como un vigilante que "disparó por que quiso" al adolescente negro desarmado y que lo hizo influido por su "perfil" (no utilizó el término "perfil racial" porque el tribunal ha prohibido su uso) y no en defensa propia.

"Cuando Zimmerman vio a Trayvon ese día, explicó el fiscal John Guy, "no vio a un adolescente caminando hacia su casa", en lugar de eso, le identificó como "alguien que iba a cometer un crimen en el vecindario y actuó contra" el muchacho, "y por eso estamos aquí", dijo.

"La policía le dijo (a Zimmerman) cuando llamó que no siguiera a Trayvon Martin "ni se enfrentara a él; solo que le observara y llamara" para detallar lo que sucedía, pero el vigilante del condominio desoyó esta orden y asesinó al joven, fue tajante el fiscal.

Pero la defensa defiende que "Zimmerman no es culpable de asesinato", ya que "disparó a Martin en defensa propia tras ser brutalmente atacado por éste".

De ser declarado culpable, Zimmerman puede afrontar una condena de cadena perpetua