Testigo ocular ofrece detalles reveladores sobre pelea en el caso Zimmerman

George Zimmerman

Esta foto, a colores, puede convertirse en evidencia que George Zimmerman fue atacado por Trayvon Martin

- Getty Images

MIAMI, Florida - Un testigo ocular de la pelea en la que el vigilante George Zimmerman mató en 2012 en Florida de un tiro al adolescente negro Trayvon Martin ofreció detalles reveladores en el juicio contra el primero, acusado de asesinato en segundo grado.

John Good, vecino de la urbanización de la pequeña población de Sanford (centro de Florida, EE.UU.) donde se produjo el fatal incidente, describió a la defensa lo que le pareció ver esa noche: una persona sentada a horcajadas sobre otra, en el suelo, a la que pegaba puñetazos.

Explicó a uno de los abogados de Zimmerman, de 29 años, que esa noche lluviosa escuchó junto a su esposa ruidos y salió de casa a ver qué pasaba, lo que parecía ser una "pelea" violenta entre dos personas.

Preguntado más a fondo por la defensa sobre lo que observó en la confrontación, el testigo indicó que uno de los hombres estaba sentado sobre otro boca arriba en el suelo, a quien parecía pegar puñetazos, un testimonio que parece corroborar parte de la versión de Zimmerman.

El exvigilante voluntario ha mantenido siempre que disparó en defensa propia contra Martin, de 17 años, quien regresaba, por la noche, a la casa de la pareja de su padre y caminaba por la urbanización de la población de Sanford con la capucha del suéter puesta, lo que despertó las sospechas de Zimmerman.

En el relato de lo hechos, Good apuntó que la persona que estaba debajo de la otra parecía "tener el color de la piel más clara" y que la persona en el suelo iba vestida de "rojo o blanco", mientras que la que estaba encima vestía ropa más oscura.

Martin llevaba puesta esa noche un suéter oscuro con capucha, mientras que Zimmerman, de madre peruana, vestía una chaqueta de tonalidades rojas.

No obstante, el testigo afirmó que, en ningún momento, vio al hombre que esta sobre el otro golpear la cabeza de este contra el pavimento, algo que Zimmerman había alegado en su declaración de los hechos a la Policía.

Cuando la Policía llegó a lugar de los hechos la noche del 26 de febrero de 2012 encontró el cuerpo de Martin con un disparo en el pecho y a Zimmerman con la cara y el cuero cabelludo ensangrentado.

El vigilante no negó haber disparado con su pistola al adolescente negro, pero argumentó que lo había hecho en defensa propia.

El jueves compareció la "testigo estrella" de la Fiscalía en el caso: Rachel Jeantel, de 19 años y origen haitiano, amiga de Martin y la última persona que habló con él por teléfono momentos antes de que recibiera el tiro que acabo con su vida.

La defensa de Zimmerman fue muy inquisitiva con la joven y la sometió a un duro interrogatorio en el que intentó mostrar al jurado, compuesto de seis mujeres, y a la jueza encargada del caso, Debra Nelson, la inexactitud e inconsistencia del relato de la chica sobre los últimos momentos en la vida de su amigo Martin.

El abogado de Zimmerman, Don West, volvió a escuchar de labios de esta testigo crucial del Estado lo que Martin le dijo por el móvil: que intentaba huir de un hombre blanco que le vigilaba y se quejaba de que un tipo le seguía en un coche, por lo que echó a correr hasta quedarse sin aliento, según explicó la chica.

Un momento clave de la vista judicial de este jueves se produjo cuando Jeantel reconoció también a la defensa que no podía saber con certeza quien había sido el agresor, ya que ella estaba al teléfono pero no fue testigo ocular.

"Treyvon fue golpeado", respondió la joven negra a la pregunta de West sobre lo último que ella había oído, pero la defensa esgrimió: "¿Eso no lo sabe, o lo sabe?". "No, señor", dijo Jeantel."

"Usted no sabe si Trayvon, en ese momento, no le pegó un puñetazo en la cara a Zimmerman, verdad?, continuó West. "No, señor", dijo la joven.

Pero reiteró con firmeza que había oído a Martin gritar en la llamada telefónica que le hizo "get off, get off" (quítate de encima) y "¿por qué me sigues"? a Zimmerman, acusado de asesinato en segundo grado, un cargo por el que podría ser condenado a 25 años de cárcel o cadena perpetua.

Este jueves también, un abogado de la familia de Martin declaró inesperadamente a los medios que este caso no tenía ningún elemento de tinte racial.

La Fiscalía retrató esta semana en una audiencia a Zimmerman como un vigilante que "disparó por que quiso" al adolescente negro desarmado y que lo hizo influido por su "perfil" (no utilizó el término "perfil racial" porque el tribunal ha prohibido su uso) y no en defensa propia.

"Cuando Zimmerman vio a Trayvon ese día, explicó el fiscal John Guy, "no vio a un adolescente caminando hacia su casa", en lugar de eso, le identificó como "alguien que iba a cometer un crimen en el vecindario y actuó contra" el muchacho,

Pero la defensa defiende que "Zimmerman no es culpable de asesinato", ya que "disparó a Martin en defensa propia tras ser brutalmente atacado por éste". EFE