Oposición siria denuncia un supuesto ataque con gas tóxico cerca de Damasco

Rebeldes sirios

Un rebelde en Deir Ezzor durante un encuentro con fuerzas sirias el 12 de septiembre. Bashar al-Assad podrá haber frenado un ataque militar de EEUU al acceder la entrega de su arsenal  químico, pero esta jugada puede serle perjudicial, dicen analistas.

- Getty Images

EL CAIRO, Egipto - La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal agrupación opositora, denunció hoy un supuesto ataque con un gas tóxico en la zona de Yobar, en la periferia de Damasco.

En un correo electrónico enviado a Efe, una portavoz de la CNFROS señaló que esta mañana hubo un ataque "con un gas venenoso" en el área, pero que por el momento no tienen más detalles sobre la naturaleza de esa sustancia.

La CNFROS tiene intención de emitir un comunicado en breve ofreciendo más datos sobre el supuesto ataque.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, puso en duda la veracidad de esta información y apuntó a Efe que en los últimos días han aparecido noticias sobre el uso de armas químicas en Siria, que no son más que "rumores".

Sin embargo, el portavoz del Consejo Militar de Damasco, Musab Abu Qatada, indicó en una conversación por internet que el régimen atacó Yobar la pasada madrugada, sobre las 02.00 hora local (12.00 hora GMT), con cohetes que tenían cabezas que transportaban cloro gas.

El portavoz Abu Qatada destacó que al menos tres personas resultaron heridas en Yobar.

Esa área es una de las zonas de la periferia de Damasco que fue objetivo del ataque con armas químicas del pasado 21 agosto y del que los opositores acusaron al régimen de Bachar al Asad.

Tres días más tarde, las autoridades sirias aseguraron que muchos de sus soldados "vieron elementos químicos y sufrieron asfixia" al entrar en refugios de los rebeldes en Yobar.

El suceso de hoy se produce en medio de intensos movimientos diplomáticos para buscar una salida negociada al conflicto, después de que Washington amenazara con lanzar una intervención militar tras el ataque químico de agosto.

Por su parte, en entrevista con "Rossia 24", Bachar al Asad dijo que los rebeldes estaban recibiendo armas químicas y que querían un ataque de los norteamericanos.

El lunes pasado, el ministro de AsuntosExteriores ruso, Serguéi Lavrov, propuso que Damasco dejara bajo control internacional su arsenal químico para evitar un ataque encabezado por EEUU, lo que fue aceptado por el régimen de Bachar al Asad.

El presidente estadounidense, Barack Obama, solicitó hace dos días al Congreso que postergara un voto sobre un posible ataque militar contra Siria mientras se persigue una solución diplomática.

Por su parte, el jefe del Ejército Libre Sirio (ELS), general Salim Idris, rechazó hoy "totalmente" la propuesta e instó a sus combatientes a continuar la lucha.